Hasta hace relativamente poco tiempo, la gestión del “made in spaincompetía al Ministerio de Industria, pero en estos momentos parece que es un asunto del Departamento de Aduanas y Asuntos especiales.

El Parlamento Europeo ha respaldado una propuesta para que todos los productos lleven una etiqueta obligatoria para definir su origen “made in”. En el caso de la Unión Europea podrán llevar el “made in eu” o el etiquetado del país de origen como el “made in spain”.

Para que un bien sea considerado “made in”, éste se rige por el código aduanero que explica que será originario del país “en el que se haya producido la última transformación o elaboración sustancial, económicamente justificada, efectuada en una empresa equipada a este efecto, y que haya conducido a la fabricación de un producto nuevo o que represente un grado de fabricación importante“. Ver link aquí.

De momento, la enmienda no explica gran cosa con respecto a los criterios que se deben de seguir, salvo demostrar que el producto es un producto nuevo pensado y desarrollado en el sitio de origen. Esto ya es bastante porque la empresa tiene que demostrar el desarrollo del producto, en nuestro caso, ser empresa de la CE y que la idea los planos y parte de la fabricación esté realizada aquí. No se explica la proporción de partes como en el caso de los suizos, donde los componentes de cualquier reloj deben de ser el 50% del total para que sea “swiss made”.

Este paso es importante ya que no se trata de hacer un pedido de relojes en Alibaba para que cualquier reloj sea un “made in spain”. El problema es que este tipo de etiquetado encarece el precio final del reloj, debido a que no queda mas opción que desarrollarlo en España o en la CE. Pero la parte positiva es que la empresa se hace responsable de la calidad del producto y de su servicio posventa.