Control de calidad

 

El control de calidad es un proceso por el cual las empresas examinan la calidad de todos los factores que intervienen en la producción de un reloj. Este enfoque hace hincapié en varios aspectos:

Las piezas como la caja del reloj, esfera, cristal, correa, etc., junto con los procesos industriales más factibles para elaborar estas partes, son cuidadosamente estudiados para preparar el diseño y la fabricación del producto final.

Las pruebas de control de calidad se realizan para encontrar posibles defectos para la decisión de permitir o denegar la producción. Una vez superado el control de calidad en un procedimiento de mejora, se realiza la producción total del número de piezas que se necesiten.

La función del control de calidad se basa en la recopilación y análisis de datos, que se muestran a los departamentos de diseño, ingeniería, fabricación o logística para corregir de un modo adecuado los posibles fallos y realizar las mejoras oportunas.