Leyendo textualmente la frase parece que quiere decir que solo los tontos hacen relojes, pero el significado va mucho mas allá de lo que simplemente se dice.

Antiguamente la gente que fabricaba relojes se les consideraba por una alta capacitación. El dicho aparece cuando en una reunión de gente alguien menciona la frase como para explicar que todos los congregados poseen amplias capacidades intelectuales.

Otro significado es que cuando alguien se pasa de listo aprovechándose de alguna situación. Es un oportunista.

La realidad es que fabricar relojes es bastante complicado. En Suiza, donde es hay una gran tradición relojera, se imparte el título de Bachelor en Ingénierie horlogère de tres años y un posterior Master de dos. En el grado o Bachelor se estudian materias para ser capaces de construir un movimiento, las complicaciones, la tecnología para modelar y las diferentes partes del reloj. En el Master de Estudios avanzados se profundiza mas sobre estos temas, incluso en la fabricación a pie de máquina. La idea es dar una formación holística, desde el diseño del movimiento y sus partes hasta la fabricación de componentes, para capacitar a los alumnos a realizar proyectos de relojería, gerencia, etc.

Nosotros tuvimos la suerte de estudiar la parte teórica con sus 3 volúmenes de la Teoría de la construcción relojera para ingenieros editados para el Master de la HS-Arc de Neuchatel. Los tres volúmenes abarcan un espectro muy amplio y profundo, con explicaciones muy físicas de la construcción de todos los elementos de un reloj y de toda la normalización de la industria relojera suiza.

Por último, en nuestra versión sobre el significado de la frase, el sentido es que cualquier persona que se lo proponga puede conseguir cualquier meta con perseverancia y aumentando sus capacidades con respecto a sus objetivos.