Muchos de los productos que vemos y usamos a diario están sujetos a la llamada economía de escala. Significa que el coste de un producto disminuye cuando aumenta su producción. Se observa que un producto común como un cepillo de dientes, un ordenador o un teléfono móvil disminuye su precio cuanto mas se fabrican. Pero comparten el rasgo de que todos estos productos son bastante comunes, es decir, sus formas son las mas vendidas. Entonces, ¿de qué depende la fabricación y el bajo precio? De que la mayoría de los fabricantes de estos productos disponen de los moldes básicos y no necesitan comenzar ningún tipo de desarrollo desde el inicio. Han estandarizado los procesos de fabricación hasta tal extremo que por cada minuto de trabajo pueden manufacturar muchos artículos a un mínimo precio. Lo mismo pasa con los relojes.

Cuando se le da un vistazo a una página web de comercio chino on line de relojes, la mayoría de la gente no puede comprender cómo se puede vender a tan bajo precio relojes que en Suiza valen muchísimo mas. En principio hay mucha diferencia pero la primordial es que allí la mayoría de las empresas tienen los moldes básicos par fabricar esos relojes. Ello significa que es muy fácil fabricar un reloj a tan bajo precio, ya que están inmersos en esa economía de escala generalizada, cosa que no pasa en Suiza. Cada compañía tiene su know-how o saber hacer y es difícil que incluso lo compartan entre ellos, salvo que sea a través de una transacción económica. Eso supondría de inicio un encarecimiento del producto.

El encarecimiento empieza cuando se parte de cero en la fabricación de un reloj. Ello supone un diseño original, lo que conlleva a un desarrollo diferente y a una fabricación diferente de la caja del reloj como mínimo. Puede que algunas partes se puedan conseguir de catálogo, que es cuando las diferentes partes son fabricadas por moldes estandarizados. Cuando la caja se tiene que diseñar, desarrollar y fabricar el producto se encarece muchísimo. La necesidad de fabricar un prototipo y series cortas a partir de un diseño y desarrollo nuevos no hace factible una disminución de precios de fabricación. Si bien los precios de diseño y desarrollo pueden ser asequibles, introducir un diseño nuevo dentro de las máquinas de producción es bastante costoso.

El problema de la fabricación a través de torneados o fresados implica un gasto inicial en útiles y herramientas que son significativamente mas altos que cualquier mínimo pedido en China de relojes estandarizados. La mayoría de los relojes chinos que se venden por Internet tienen una tirada de millones, ya que no solo se venden en España sino en todas las partes del mundo. China es la fábrica mundial de relojes y puede abastecer tres veces mas de lo que se vende si el caso la demanda lo exigiera. Es peculiar el caso de los smartwatches. Hace 3 años un smartwacth o smartphone se vendía en China por 140 USD. Ahora es muy fácil encontrarlos por 22 USD e incluso menos, con multitud de prestaciones. Ha sido posible por la cantidad de moldes compartidos y la economía de escala de los soportes tecnológicas que usan este tipo de productos.

Lo mismo ocurre con un reloj mecánico o de cuarzo. El soporte mecánico o manual que da lo hora, el movimiento es fácil de adquirir. Lo difícil es diseñar, desarrollar y fabricar el reloj desde el principio. Los diferentes programas par el diseño y desarrollo, los programas de CAM para introducir los códigos de conversión en las máquinas de CNC, hacen bastante complejo este trabajo. Aunque hay que decir que desde que Autodesk ha introducido el Fusion 360, estos procesos se han simplificado mucho.

El futuro del abaratamiento de estos procesos puede ser la impresión en 3D de las partes de un reloj. La conversión a las máquinas de impresión por laser es muy fácil y no se necesita ningún tipo de herramientas. Además tampoco se necesita un personal especializado para manipular este tipo de máquinas ni complejos programas de conversión, con la ventaja de que los servicios se pueden encargar a fuentes externas, sin la necesidad de comprar máquinas de impresión de metal muy caras. E incluso puede que este tipo de máquinas acaben abaratando su precio en futuro mas o menos próximo.