Se hizo un estudio del Cunnhingam 1952 con el Fusion 360. La idea era comprobar la capacidad del software de Autodesk para modelar formar complejas a partir de la T-splines.

Asimismo, la misión era conseguir una mayor maniobrabilidad con este tipo de modelado, para ser aplicado frecuentemente en el modelado de formas orgánicas para cajas de relojes y packaging. El resultado fue espectacular.