La respuesta es simple, si y mucho, aunque no es fácil introducirse. Entonces, cuáles serían las pautas que deberían seguir las nuevas marcas de relojes para vender en un mercado en teoría tan saturado como es el de relojes. Estas serían algunas de ellas.

1-  ofrecer algo que las demás marcas no tengan. No se trata solamente de hacer diseños únicos. Hay marcas que sus relojes son “homenajes” a otros diseños antiguos, por decirlo de un modo eufemistico,  pero ofrecen muy buenos precios o unas líneas más modernas de esos relojes.

2- apartarse de los antiguos canales de distribución. Eso incluye relojerías, joyerías o distribuidores mayoristas que vendan directamente a estos negocios. El tanto por ciento que exigen es demasiado alto para que las nuevas marcas sean competitivas por precio o servicio.

3- apartarse de las antiguas formas de publicidad. La publicidad en papel o incluso en la televisión está obsoleta. Los jóvenes cada vez más consultan la red para todo y obvian la televisión y no digamos el papel. Una página de publicidad en papel, que solamente se estará un día puede alcanzar los 12000 euros en un diario o 6000 euros en u a revista especializada.

4- vender en una tienda on line. De esto hemos hablado bastante y de lo pasos a seguir para conseguir la máxima eficacia.

5- calidad. Aunque parezca una obviedad, los mayoría de las nuevas marcas buscan el precio más bajo en detrimento de la calidad. Esto al final resulta más caro ya que entre devoluciones, reparaciones y envíos, además del perjuicio de la marca, lo barato resulta caro.

6- servicio post venta. El mejor servicio pos venta es el que no se usa. Ello significa que el grado de calidad del producto es muy alto, ya que no hay devoluciones ni reparaciones ni gastos de envío. Muchas marcas alardean de su servicio técnico, pero si de 300 relojes tienen que reparar 100 aunque sea con celeridad y eficacia, significa que el producto no debe de ser nada bueno.

7- trato interactivo personalizado. Diseñar un espacio privado en la web para cada cliente,  numerar los relojes aunque sean de un precio muy asequible, suscribir al cliente al newsletter y mantenerle informado de las novedades, contestar los comentarios en las redes sociales,  etc. Todo ello consigue fidelidad al cliente a la marca y a futuros modelos que se vayan realizando.

8- internacionalización. Sin abandonar el mercado español,  hay que pensar desde el principio que la venta va a ser internacional y no en un mercado acotado como es el español.

9- renovación. Nuevos contenidos, website actualizada, y sobre todo, presentar novedades o productos nuevos cada año.  El cliente valora que la marca esté al día de modelos nuevos.

Estas serían unas pautas a seguir para introducir una marca en el mercado aunque no cabe duda de que es muy importante la intuición del emprendedor y su perseverancia.