Las últimas noticias sobre la venta de smartwatches indican que han bajado mas de un 35% y que en algunos casos hasta el 50%. Esta tendencia se observó a partir del primer año de su salida al mercado, ya que las ventas no iban como habían pensado sus productores. Entonces ¿a qué se debe este fenómeno?

En primer lugar, la mayoría de estos smartwatches salieron al mercado dependiendo del smartphone original, sin tarjeta sim. Implicaba que además de portar el smartwatch en la muñeca, el usuario debería de llevar su móvil consigo. Era un engorro llevar dos dispositivos para la misma función. Si bien parece que algunas compañías ya ofrecen smartwatches autónomos, puede que el usuario haya apartado la mente de este tipo de dispositivos por su falta de utilidad o por lo menos para sustituir su smartphone.

Quizá la verdadera razón de la bajada de ventas es que los fabricantes no se han dado cuenta que el reloj, y en este caso el smartphone, ha perdido completamente la función. El reloj tenía una función informadora de proporcionar la hora al usuario. Actualmente la función del reloj es solamente estética. Es un accesorio o un complemento de vestir, sin ningún tipo de función informadora, sea dar la hora o recibir notificaciones.

Los fabricantes de smartwatches han querido ofrecer una función como la de los smartphones con una estética tradicional, en algunos casos o innovando como en el caso de Apple. Si bien en este caso el reloj muestra una estética atractiva, no deja de ser un teléfono con correa, prevaleciendo esta función antes que la belleza posible de sus formas. Además, por lo menos en España, a la gente no le gusta ir por la calle ejerciendo de espía a lo James Bond o Dick Tracy.

Los análisis prevén un aumento de las ventas para el año que viene, pero nosotros somos escépticos. creemos que la tendencia a la baja va a continuar a pesar de los cambios estéticos y funcionales de los smartwatches. El usuario prefiere una manipulación a dos dedos de las pantallas que un dictado de voz o la manipulación con un dedo en pantallas pequeñas.

Ya veremos el año que viene a ver qué pasa.Las últimas noticias sobre la venta de smartwatches indican que han bajado mas de un 35% y que en algunos casos hasta el 50%. Esta tendencia se observó a partir del primer año de su salida al mercado, ya que las ventas no iban como habían pensado sus productores.

Ya veremos el año que viene a ver qué pasa.