Todos hemos leído en algunos de nuestros relojes con correa de piel aquello de “Genuine leather” o piel auténtica. Los que somos amantes de los animales nos duele que se utilicen pieles curtidas para accesorios de cualquier tipo y sobre todo relojes. Con esto es un factor principal para no usar piel que proceda de animales, sea de serpiente de vacuno o de cocodrilo rojo de Luisiana, pero hay un factor que puede que ayude en la no utilización de este tipo de correas de piel, el curtido.

Actualmente, el tratamiento de las pieles para que sean mas duraderas se llama curtido. Esto ocurre por la transformación del cromo III utilizado en cromo VI, el cual produce grandes problemas de sensibilización y alergia. Por ello la UE ha propuesto una nueva reglamentación desde el año pasado para la utilización de este compuesto.

El REGLAMENTO (UE) nº 301/2014 de 25 de marzo 2014 ha propuesto una restricción que debería abarcar a los artículos de cuero y que contengan piezas de cuero utilizados por los consumidores o trabajadores, que en condiciones normales o con previsión de uso, entren en contacto con la piel. Así, relojes con correa de cuero estarán involucrados es esta normativa. El contenido de cromo VI límite de determinación en el peso seco total de la piel sería de 3 mg / kg (0,0003% en peso).

Este tipo de alergia se está produciendo muchas veces con la cantidad de productos que vienen de China. No existe una norma para el curtido donde se reduzca el contenido de cromo III. Es mas allí lo utilizan como ampliamente en todos sus curtidos de piel de vacuno, además de no saber en qué condiciones se ha producido la adquisición de esas pieles en el mercado chino.

Por tanto, para los que estén condicionados por el medio ambiente y la sostenibilidad es mejor usar algún otro tipo de material, como las correas de imitación, que son materiales muchos mas avanzados tecnológicamente. Para los amantes de los animales, tampoco es una opción a tener en cuenta, el uso de este tipo de correas. Aconsejo ver el enlace arriba.