En primer lugar, hay que señalar que la “marca España” no es en este momento algo de qué sentirnos orgullosos. El problema es que está ligada a productos hechos en España, el “Made in Spain”.  Hay que considerar que la normativa es bastante laxa en el tema y que muchos productos que se fabrican en el extranjero, incluso en el campo de la alimentación, dicen que son hechos en España.

Pero, ¿qué se necesita para que algo sea llamado Made in Spain? Teóricamente el Ministerio de Industria pide que la empresa sea española, y sobre todo, que todo el producto sea desarrollado por una empresa española. Eso implica que no necesariamente todos los elementos que lo constituyen sean de manufactura del país, pero sí que tiene que ser desarrollado, alguna de sus partes hechas aquí y ensamblado conforme a las características diseñadas y desarrolladas en España.

Lo que significa que el Ministerio de Industria debería de homologar el producto a través del diseño, desarrollo, manufactura y embalaje de alguna forma. Esto no sucede, y por lo tanto, muchas empresas que incluso no tienen sede en España, usan el “Made in Spain”. De todas formas, no sé si es un valor añadido o no.

Creo que la ventaja de desarrollar y fabricar en España no es el hecho de que se pueda hacer una certificación o no, sino el trato directo con el cliente en el diseño y desarrollo del producto. Además, todas las complicaciones técnicas que surgen en la fabricación de un nuevo reloj, se les puede trasmitir en un momento, para que conjuntamente se encuentren soluciones.

Asimismo, el reloj una vez terminado, al ser desarrollado aquí en España permite un fácil acceso a los componentes y sus partes dentro de la fábrica, para ofrecer un servicio técnico casi a perpetuidad.

De todas formas, han surgido multitud de empresas hoy en día, que abastecen al mercado un certificado de origen del producto hecho en España. Lo que ellos realizan en la misión que debería de hacer el Ministerio de Industria, pedir los planos del diseño y desarrollo del producto, las partes manufacturadas en España, si las hay, y comprobar el ensamblaje, funcionamiento y servicio técnico del producto.

Nosotros eso lo ofrecemos a los relojes que nos pide el cliente. Un “Made in Spain” genuino.