Uno de los sitemas mas interesantes dentro de la tecnología aditiva de impresión por láser para metales es la LMD o Laser Deposition Metal. El proceso es diferente al sinterizado aditivo que se suele hacer en unas bandejas llenas de polvo de metal. Después un láser va soldando o fusionando las partículas de polvo metálico, dando lugar a la pieza deseada o varias a la vez. El problema de los sinterizados es que la rugosidad aboca a una segunda fase de mecanización fuera de la máquina de sinterizado.

El proceso de deposición por láser permite dar forma a una pieza por deposición y una vez terminada se mecaniza en la misma máquina de cinco ejes. El polvo va entrando por una especie de tobera sobre un soporte metálico. A la vez que se vierte sobre el soporte se suelda a muy alta temperatura. Esto sucede capa por capa de 0,1mm que posteriormente seran mecanizadas.

Una vez terminado el proceso de fusión de metal o LMD, se puede mecanizar si la misma máquina posee un centro de cinco ejes, ya que todos los centros axiales están medidos y listos para su posterior terminación. Ello permite repasar toda la pieza con una superficie de terminación de muy alta calidad, junto con roscados, nichos, ranuras etc.

Para cajas complicadas de relojes es un proceso idóneo pero resulta muy cara esta tecnología para ser aplicada de momento. La misma sinterización todavía resulta cara para ser aplicada a un proceso productivo de escala salvo para prototipo de metales como el titanio o el oro.